Noticias

“El sueño de todo prensista es ir al lugar donde se fabrican las máquinas y que te enseñen a operarlas. Ese sueño a mí se me cumplió”

Por: Comunicaciones en Noticias Publicado: 29.10.2019
“El sueño de todo prensista es ir al lugar donde se fabrican las máquinas y que te enseñen a operarlas. Ese sueño a mí se me cumplió”

¿Qué fue de Álvaro Paillaqueo? Jefe de prensa rotativa en A Impresores.

Álvaro Paillaqueo es técnico en artes gráficas con mención en impresión offset, tiene 43 años y trabaja en A Impresores desde hace 25. Su aventura en la industria gráfica comenzó cuando estaba terminando la enseñanza básica y no sabía muy bien qué camino seguir. Un día le pidieron organizar una peña junto a unos amigos y se les ocurrió decorar el lugar con unos faroles que confeccionaron con papel celofán y unas
misteriosas “latas con imágenes” que alguien se había conseguido. Esas misteriosas latas que capturaron su atención resultaron ser planchas de impresión. “Me quedó dando vuelta cómo se podía poner una imagen en un metal y ahí preguntando qué era eso descubrí el mundo de las imprentas”, cuenta. A sus 13 años hizo averiguaciones sobre dónde estudiar y así logró ingresar a la Escuela de la Industria Gráfica (cuyo nombre en ese entonces era Escuela de las Artes Gráficas), tras un proceso de selección que involucró a cientos de interesados.

En A Impresores Álvaro Paillaqueo ha desarrollado toda su trayectoria profesional. Comenzó en 1994 con un reemplazo y luego se fue quedando hasta convertirse en jefe de prensa rotativa hace 6 años. “Aquí se valora mucho al personal y te dan la oportunidad de hacer carrera. Yo partí desde abajo, recogiendo los papeles, di la vuelta por todas las máquinas”, asegura.

Las oportunidades también lo han llevado a capacitarse en el extranjero y forzar lazos con sus colegas desde hace décadas. Cuando llevaba un tiempo trabajando en la empresa surgió la posibilidad de un concurso para capacitarse en el uso de una Máquina Prensa Lithoman. Esta oportunidad lo llevó hasta Alemania y Estados Unidos, donde pudo formarse y certificarse en el uso de esta máquina la que manejó por 4 años. “El sueño de todo prensista es ir al lugar donde se fabrican las máquinas, que te enseñen a operarlas y que luego esa máquina llegue nueva a tu lugar de trabajo y debas usarla desde cero. Ese sueño a mí se me cumplió”, expresa.

Sobre el futuro de la industria gráfica Álvaro plantea que la sustentabilidad y la certificación de los papeles es importante para ellos, así como también continuar con una serie de medidas en relación a desechos y costos. “La reducción de costos se ha hecho eliminando procesos innecesarios como por ejemplo no teniendo reimpresiones o reprocesos. Aquí cada prensista se hace responsable de su trabajo, cuando tienen dudas se hacen las consultas pertinentes”, explica.